Es un bizcocho muy esponjoso horneado en un molde individual llamado cápsula, relleno con deliciosa crema y cubierto con fondant o buttercream según sea la elección. Los mini-cupcake son ideales para pequeños bocados.